Related Posts with Thumbnails

LUIS LLORENTE



XXVIII


Como una mano abierta
la tarde me sonríe
y me invita a caminar
por las calles de esta ciudad ausente
o a pasear por la ribera de su río.
 

      Estoy con vosotros
en la escritura del poema,
estoy con todos los que sabéis
que la luz se origina en el camino
y el deseo se engendra en la mirada,
en el punto de fuga del silencio,
en el instante teñido de abandono.
 

       Estoy con vosotros,
que sabéis que soy un fantasma
recorriendo la ciudad inmóvil.
 



(
Luis Llorente Benito, La rutina de la nieve, Huerga & Fierro, 2010)

VELPISTER




la oscuridad
y el frío
de las casas de por aquí

un niño juega
ajeno
en el suelo de su habitación
con dos calcetines
y la bata puesta
a la luz de la lluvia
y de la tormenta

y en las calles

en las calles

ni una sola hoguera
en las calles
ni un solo fuego
que nos caliente
que nos dé luz
en las calles

en las calles
relucientes




(Velpister,  Estado del bienestar | Naturaleza muerta, Ediciones Lupercalia,  2014)

ÁLVARO BELLIDO



ATRACCIÓN LUNAR


Ayer te descubrí un lunar nuevo.
Un satélite en tu costado.
Circular. Pálido. Minúsculo.
Explorable sin sondas espaciales.

Podré dar mi pequeño paso sobre él,
el gran paso para nuestra humanidad, y nadie
dirá que fue un montaje.

A pesar de su condición lunar,
también ese signo de puntuación tuyo
al este de tu torso ejerce sobre mí
la inquietante fuerza de tu gravedad.

Yo, lunático de tu lunar, me dejo
atraer,
caer,

vencer. 




(Álvaro Bellido, poema extraído de su blog Ciudadano B)

MARIANO CRESPO



EL SUICIDIO PERFECTO 

El suicidio perfecto
se podría consumar de niño
cuando piensas:
ahora me muero
y les jodo la cena.

Todos llorarán desconsolados.
Por qué no dejamos
ir al niño,
con lo poco que nos hubiera costado.

Y ahora, fíjate, muerto, el pobrecito.

De mayor me maté varias veces 
y no ha importado un comino.



(Mariano Crespo, Bailando con Charlie Parker y otros secretos voluntarios, S.L. EXLIBRIS EDICIONES, 2012)

SANTIAGO BAO



EL DESVÁN OLVIDADO

                                         “Lo que se entierra vivo no duerme bien.”
                                                                                                 Césare Pavese

Siempre habrá cosas
que nunca dijimos
que cuelgan del destino
como murciélagos de polvo:
palabras, larvas
de la memoria
encerradas con mil llaves
en desvanes abandonados
para zurcir
las horas rigurosas
del implacable recuerdo.

             


 (Santiago Bao, DesplieguesFondo Editorial Rionegrino,  Premio Poesía 1990,  Editado en 2007)

ANTONIO SOTO ALCÓN



YO SÓLO QUERÍA UN POCO DE HIERBA

¿Qué ha sido de nuestras vidas?
¿Qué hicieron con nosotros?
Yo sólo quería un poco de hierba
y me tropecé con el sheriff Douglas Thomas.
Le hablé entonces de Walt Whitman,
de mis raíces irlandesas,
de nuestra hermosa tierra,
pero todo le dio igual.
Me pegó hasta dolerle
las manos,
y yo lloré,
lloré mucho
por mis dientes
y por mi sueño hecho añicos.
Después me llevaron Minnesota.
Durante años trabajé duro
bajo el cielo de aquel infierno.
Esperaba la noche
para encontrar la paz.
Allí conocí a Peter, un pobre muchacho
que sólo había robado unos cuantos dólares.
La cárcel endureció nuestros huesos
y nuestros corazones.
He visto gemir a hombres
que hubieran derribado un templo.
Todo eso
conformó mi carácter.
Éramos la basura
que todos desprecian,
la gangrena,
un mal ejemplo
para las buenas gentes;
y todo,
por creer
en la juventud,
en la palabra de Walt Whitman,
en que todos los hombres nacimos libres.
-Sheriff Douglas no me pegue más,
jamás volveré a fumar hierba-.


(Antonio Soto Alcón, También en primavera mueren los cisnes,  Premio XXI Antonio Machado- Ayuntamiento de Sevilla, 2005)  

ROSA JIMENA



LEY DE VIDA


Los imbéciles
nacen
crecen
y se multiplican.

Algunos
-con el tiempo-
también mueren.

pero siempre,
siempre,
matando.


(Rosa Jimena, Una Preposición In - Deco - Rosa, Huerga & Fierro, 2014)

DAVID DE DORIAN


YO ME FOLLÉ A BRIGITTE BARDOT 

Porque la vida me la puso dura
la mitad de vosotros hoy podéis cantar el Aleluya.
Yo puse a vuestros padres el deseo
en la palma de sus manos
y no tuvieron más que pinchar la aguja.
Notas más potentes que viagra.
Demostré que el talento supera la belleza
que el talento posee a la belleza
que el talento es pura belleza.
Feo como el sol la mañana de resaca
le enseñé a la Gréco
la verdadera musa del existencialismo
y esa chanson la derritió entre sus manos.
Nací hombre y fui creciendo niño
dando clases de actitud a los tiernos petimetres.
Yo me follé a Brigitte Bardot
y aquel piano resonó hasta los amaneceres que hoy desayunáis.
Yo me tiré al Sena y una sirena sajona me acunó en su lecho.
Os di a Charlotte y a probar el incesto
yo os convertí en hipsters y os bauticé
perfumados con el humo de millones de `Gitanes´.
También le propuse un polvo a Whitney Houston
y la France fue testigo de que a aquel bombón
le nacieron las manzanas del Edén en sus mejillas.
Yo os descubrí la Marsellesa
y le arranqué al espejo el espectro Gainsbarre.
Eyaculaba canciones
para que vuestras sábanas amaneciesen empapadas
que el arte fue mi vagina y a ella le debo mis huesos
y os juro que desgasté los pechos de la vida de mamarlos tanto
aunque he de advertir, sintiendo en re menor que
sais-tu ma petite fille pour la vie il n'est pas d'antidote ...


a Serge Gainsbourg 



(Poema de David de Dorian, extraído del muro de su facebook)

MANUEL PUJANTE


LA INSISTENCIA DE LA NOCHE

Hemos venido a ver amanecer y tú me dices
lo oscura que habrá sido la noche precedente.
Hemos venido a ver amanecer y tú me insistes:
         la noche que ahora muere tuvo que ser oscura
         tan oscura
         la noche.

Yo intento que bebas a tragos largos
los colores que ofrece el sol de esta mañana
incluso antes de asomar la cara entre los pinos,
tú te llenas la boca del negror de la noche
pues la noche habrá sido tan oscura.

Ahora miro la luz,
cuchilla hermosa atraviesa las nubes
y te digo que pronto nos ofrecerá su rostro
un sol resplandeciente.
Tú me miras y dices con los ojos repletos de noche
que habría que sentarse de espaldas a la aurora
para pensar con calma hasta qué punto
tuvo que ser oscura la noche que ahora acaba.

El sol está saliendo y falta ya muy poco
para que me convenzas de que no vale la pena
haber subido esta montaña para ver amanecer.
El sol casi ha salido y aun así cada vez
hace más frío aquí arriba
y falta ya muy poco para que me convenzas
de que no vale la pena
seguir mirando el cielo esta mañana.


 (Manuel Pujante, Los afluentes del frío, ad minimun, 2014)

FRANCIS VAZ



CONTRA LA INGENIERÍA DE LOS NÚMEROS PRIMOS

El hambre luna rota en los platos del almuerzo
bajo la atenta mirada de niños
y hombres despojados de futuro.
Y en las cimas de las torres
ratas suntuosas forjan el acero
que refuerzan las murallas.
El humo se diluye en el olvido
y ningún Fénix se adivina en las cenizas
sólo queda la humedad del estiércol
las semillas despreciadas por el poder
la utopía imposible de los insectos
y la flor que inmola sus pétalos para poder volar.
¿Cuándo dirá basta la horda humillada
e incendiará sin sangre los horizontes?
¿Cuándo desbordará los límites de contención
este caudal incontenible de ignominia?
¿Cuándo rechazará tan abyectos eufemismos
la paloma malherida de la paz?
Por el aire se expande un fuego invisible.
Los vulnerables son ignorados en su muerte
borradas sus huellas bajo la gélida pisada
de la desidia social. Nada importa
salvo el nido que salvaguarda los tesoros.
Y la luz se extingue en la cloaca eterna del pueblo.
En las escuelas los niños aprenden el interés
que habrán de pagar en su vacío.
El mundo teatro donde se interpretan
poses solidarias y falsos ejercicios de expiación.
Las flores verdaderas mueren ahítas de silencio
mientras sus copias se hacinan en clínicas estéticas.

Nada a lo que neguemos su valor podrá tenerlo.
Las acciones del amor se desploman en la bolsa.
Ya no existe desarrollo más eficiente para los pueblos
que la enloquecida ingeniería de los números primos.
La democracia es otra flor condenada a la mentira
sus víctimas se alimentarán de sueños rotos.
¿Acaso no laten los corazones en la oscuridad
no fulgura un colibrí en el interior del pozo?
¿Acaso estamos ciegos y el polvo y la prisa
nos impiden ver la ruina construida?
¿Acaso somos condescendientes y aquiescentes
con nuestro papel de víctima o verdugo?
Enterramos aquel carbón que se hizo rayo de sol
en el interior de la mina mientras aplaudíamos
la virtualidad de las pantallas planas en la oscuridad.
Ansia y deseos agitaron el motor de la avidez
desdeñamos la caricia de la brisa y la prisa se hizo ley.
Diseñamos ensoñados nuestro propio infierno.
¡Qué breve la sonrisa antes de caer al precipicio!
¡Qué cruel despertar de dientes destrozados contra el suelo!
¡Qué volátiles los sueños firmados en el banco!
¡Qué asfixiante el reconocimiento del amor perdido!
¡Qué sensación de orilla en el desierto! ¡Qué letal
ver la luna de tus sueños rota en los platos de los hijos!  
¿Y ahora qué hacer...............................? 
¿Seremos capaces de admitir nuestros errores
derruir las columnas de la inmoral codicia
reciclar los materiales de la insidia
y dotarlos de la luz de la razón sentimental?
¿De añadir un verso más de amor a nuestra historia?

Llegó el momento de desandar la estaciones
arrancarnos la raíces, desechar lo inútil aprendido
sumergirte en la pureza de esa lágrima
que rebosa el vientre de la madre, nadar entre corales
y peces de colores, apretar entre los dientes
el tubo del oxígeno y volar.
Volar entre dos aguas de vida renovada.
Llegó el momento de cerrar los ojos y creer
creer en el resplandor oculto en toda noche oscura
en la verdad del agua clara, en el hombre que dentro
de su pecho abraza a un niño, en quien mira
con ojos nuevos el misterio del amor
aquel que se asoma desde un pozo y ve el mar, henchido
y frágil, acariciando la piel encendida de la aurora.

(Francis Vaz, poema inédito)

TOMÁS SOLER BORJA



MANCHA


En los pliegues de la memoria
habitan los olvidos
que no se fueron
                / con el primer lavado.

El recuerdo es una mancha
que mancha.

No todo lo limpia el paso
                            / del tiempo.



(Tomás Soler Borja, Papel, lápiz y soledad, ediciones Groenlandia, 2014)

ROGER WOLFE




He reducido la medicación antidepresiva. 
Tengo pensado eliminarla por completo. 
Y por qué —se me dirá—, si te estaba 
sirviendo de muleta. 
Ésa es justamente la cuestión. 
El dolor. 
Se me estaba olvidando el dolor. 



Para desarrollar su teoría de la relatividad, 
Einstein se limitó a pensar en el universo. 
Eso es lo único que de verdad es necesario 
hacer. Sentarse y pensar. 
Y pensar. 
Y pensar. 
Y pensar. 
El mundo entero se estrella, hecho pedazos, a 
tu alrededor. 



(Roger Wolfe, Vela en este entierro, Ediciones del 4 de agosto, 2006)

FERNANDO VALLEJO AGREDA




He roto el tiempo.

Vivo debajo de las palabras. Todo es infinito
en la lengua del poeta.

Me digo con la palabra que respiro.

No cabe más realidad. 
Lo visible es mera apariencia .

¿ Es posible definir algo ?





(Fernando Vallejo Agreda, poema extraído de su muro de facebook)

TERESA NARANJO PÉREZ




Solo quise dormir
y despertar sin ti,
pero fuiste tú
el que despertó
solo,
el mármol de mi piel
convirtió tu grito
en mi epitafio.




(Teresa Naranjo Pérez, Anatomía de un bolso, Ebookprofeno, 2014)

MAMEN PIQUERAS




MEMORIA DE LA VIDA QUE NO EXPLICA LA BIOLOGÍA


Memoria de lo que soy y nadie más comparte.
Más allá del caprichoso abrazo de los genes o del órgano con precisión descrito, soy sandalias trotamundos en abril y las primeras cerezas del verano, el olvido del colegio y la mixtura del salitre y los jazmines.
Más allá del bermellón que discurre por el plasma o la danza atávica que ejecutan las neuronas, soy el cuento compartido a la luz de una linterna tras las sábanas. Rezar después. En ese tiempo dios y los reyes magos existían verazmente.
Más allá del formal metrónomo que dirige cuanto somos o la bioquímica que me sostiene a mí y a otros seis mil millones sostiene, soy la pregunta impertinente, la divisa de la duda en las pupilas, el aroma de las manos de mi madre, en mis manos el don de su consuelo.
Soy el deseo de la nieve y el anhelo de un perro compañero,
el miedo inconfesado de crecer, la intuición primera de la muerte.
Yo soy quien ya no es. Inútilmente.

 (Mamen Piqueras, Nación del sueño, Raspabook, 2014)

LORENZO OLIVÁN



BLANCO


Pasa la luz
rozándome la piel

y no sé si se bate en retirada
o hace de mí
su más sutil conquista.



(Lorenzo Oliván, Nocturno casi, Tusquets Editores, 2014)

GSÚS BONILLA



De COMIDA PARA PERROS



como nos vimos capaces nos vimos incendiarios
entonces habría que escribir dinamiteros y lluvia con la
mejor caligrafía que heredamos
todo sería más justo desde el principio, desde la base
llegamos a un acuerdo. eran ellos los que habían de ocuparse
de los cadáveres
por el contrario, nosotros del desagradable trabajo del
desescombro
todavía hoy, nacido nuestro primer hijo, nos dura el
desconsuelo


***

domesticados, reconocerán el olor a hueso.
porque a pocos molesta, hemos considerado taparnos los oídos con un corcho viejo,
pero bello como una palabra recién estrenada.
no tendremos miedo, sin embargo el aire antes del amanecer será como el de un
sanatorio maldito y nos obligarán a masticarlo. está escrito en los anaqueles del
tiempo excelente, antes de los primeros escribas,
mucho antes de los cadáveres más adelantados de la fosa.




(Gsús Bonilla, Comida para perros, Baile del Sol, 2014)

JOSÉ CERCAS DOMÍNGUEZ



A UNA NIÑA QUE VOLÓ SOBRE EL MANTO OSCURO DE LA NOCHE


Nadie te destacó entre las sombras,
a ti que jugabas con la tierra
a ser la parte indivisible del barro.
A ti que te escondías para descubrir, en los labios,
los secretos del asombro, 
la voz de la primavera entre los dientes y el beso.

Nunca llegaste más tarde de la alegría,
ni tan siquiera fuiste la cenicienta, 
aquella de los ojos claros y el corazón ausente. 
Ni construiste castillos de mazapán sobre la mesa
gris de la cocina.
Nunca tus labios recorrieron el improperio
más allá del silencio acristalado de tu casa.

Pero te llevaron a la selva más amarga de la noche,
donde las hienas de voz en sangre 
lamen, a sus presas, antes de devorarlas.
Tomaron, de tus carnes, la más adolescente,
la carne más urgente de tu cuerpo de niña.
y hundieron el deseo en tus senos blancos
y probaron, entonces, de tu cadáver el tacto perdido.
Nadie te destacó entre las sombras
pero tu cuerpo mancillado tiritó 
sobre la tierra fría del crepúsculo.




(José Cercas Domínguez, poema extraído de su muro de Facebook)

NICOLÁS CORRALIZA


AXIOMA


La vida no se resuelve como una ecuación,
pues las incógnitas aparecen
a cada paso del hombre.

Algunos creen tener el control.

Otros se afanan en pensar lo indispensable
para que todo fluya por sí mismo
y yo, soy duda constante que huye de las certezas.

Vivo la realidad que mis ojos procesan
sin buscar los limites,
pues todo es fugaz y envolvente.

Llegará un día en que la armoniosa música
se transforme en melodía de carraca y oscuridad.

Será entonces cuando el algoritmo final
se presente y todo quedará resuelto.


(Nicolás Corraliza, poema extraído de su blog  La huella de los días)